¿Qué es el Coaching?


El coaching pretende generar un puente de conexión entre donde estás ahora y donde deseas estar. El trabajo que vamos a emprender pretende ampliar tu horizonte de recursos y posibilidades para que en el futuro seas capaz de encaminarte hacia tus propios proyectos disfrutando del viaje de forma fluida y efectiva.

Quiero recalcar que tú eres el protagonista de este proceso. Lo que importa es descubrir lo que realmente quieres y sientes. Mi opinión personal, mi punto de vista o forma de ver la vida, son asuntos que no forman parte del coaching. Lo importante son tus puntos de vista, tus valores, tus emociones, tus opiniones, tu forma de ver la vida y, por supuesto, los resultados, integrando en ellos la calidad de vida que lleves durante el proceso. Además quiero manifestarte que toda la información que compartamos quedará entre nosotros/as. La confidencialidad forma parte de mi ética profesional.


Mi compromiso contigo se sostiene sobre la creencia de que tú ya tienes, en tu interior, todo lo que necesitas para conseguir lo que quieres y también de que tú eres responsable de crear tus propias decisiones y resultados. Mi trabajo será guiarte para que te descubras, sin darte consejos, diagnósticos ni opiniones personales. Me comprometo a apoyarte y a llegar hasta donde tú quieras con plena conciencia y libertad, descubriendo cuales son las palancas que hacen que te pongas en marcha y despiertes todo el potencial de vitalidad que hay en ti.

El coaching exige trabajo y concentración. Has de estar preparado/a para trabajar en ti mismo/a y a favor de ti. Es importante dedicarte tiempo. Esto a veces supone salir de la zona de comodidad y sentirse un poco inquieto/a, y en cambio, otras veces lleno/a de entusiasmo. La sorpresa y el asombro ante tu capacidad para hacer cosas que pensabas imposibles forman también parte de esta experiencia.

Algo que me gusta aclarar es que las sesiones de coaching no deben de confundirse, ni ser un sustituto de psicoterapia, consejo legal, consultoría, mentoring o diagnóstico médico.

Un proceso de coaching suele durar entre 8 y 10 sesiones de 45 minutos, pueden espaciarse a conveniencia y pueden ser presenciales o telefónicas. La distancia no es inconveniente, pues a través del teléfono puedo crear un espacio de confianza y seguridad en el que puedas abrirte y explorar.

Si te apetece coger las riendas de tu vida, me gustaría ofrecerte una sesión de descubrimiento gratuita.

El proceso de coaching comienza cuando una persona quiere promover un cambio importante en su vida y considera que un coach puede ser útil para optimizar el proceso y propiciar que aflore todo su potencial.

El coaching es un proceso específico de interacción a lo largo de un determinado periodo de tiempo en el que el coach te ayuda a alcanzar los objetivos que te hayas marcado, así como a clarificar quién eres, dónde estás, qué haces, cómo lo haces, por qué, y hacia dónde quieres encaminar tu vida.

Es interesante que sepas que un proceso de coaching abarca todas las facetas de tu vida: valores, metas, trabajo, aficiones, familia, amigos, misión de tu vida, equilibrio... buscarás objetivos y poco a poco irás encontrando acciones chiquititas con las que comprometerte para ir un poco más allá, reconducir algunas cosas/experiencias y mejorar talentos que ya tengas buenos y hacerlos muy buenos.

Comentarte que a través de la escucha y de un tipo de conversación respetuosa que se lleva a cabo siguiendo las pautas y las técnicas propias del coaching, se expande la habilidad de realizar importantes cambios, avanzar en nuevas áreas y obtener de la vida lo que uno realmente quiere.

Otras técnicas que emplearemos serán juegos de posiciones perceptivas, reproducción de experiencias, danza: aliarnos con el cuerpo como procesador de información, planteamiento de retos, preguntas, toma de conciencia: darte cuenta de cosas y técnicas que facilitan tu apertura y conexión para que puedas aprender de ti misma/o... las respuestas las tienes tu! verás que viaje tan apasionante y tan creativo! Es un arte!